domingo, noviembre 13, 2005

¿Me hago cargo de todos mis alumnos?

¿Me hago cargo de que todos mis alumnos logren los aprendizajes esperados? ¿Qué hago con aquellos niños que veo que no avanzan y se frustran o se aburren? ¿Aprenden todos de la misma manera?, ¿al mismo ritmo?. ¿Que hago yo como profe?. Son preguntas que dejo abiertas y espero experiencias de casos exitosos. Por ahora les invito a leer un artículo aparecido en El Mercurio de hoy que nos puede dar algunas luces.
Mal rendimiento escolar se puede prevenir

La genética, el desarrollo del lenguaje y hasta el temperamento influyen en la forma en que el niño se desempeñará en el colegio. Poner atención a su evolución desde pequeño puede permitir adelantarse a los malos resultados.

"Soy tonto y no me la puedo", decía Felipe Cassis, de 11 años, cada vez que llegaba con una mala nota a la casa. "Tenía la autoestima bien baja y con esa frase comodín justificaba su mal rendimiento", cuenta Marcela Escopelito, su mamá.

Como Felipe, entre un 15% y un 20% de la población escolar chilena tiene dificultades para aprender a leer y escribir, lo que afecta también su aprendizaje en otras materias.

Este alto porcentaje explica la preocupación que el tema genera en los especialistas, muchos de los cuales se juntaron a debatir sobre esto en los cursos previos al XXIII congreso médico que la Sociedad de Psiquiatría y Neurología de la Infancia y Adolescencia (Sopnia) organizó en Valdivia y que terminó ayer.

La doctora Isabel López, neuróloga infantil de la Clínica Las Condes y expositora del encuentro, explica que hay una serie de factores que predicen ese mal rendimiento y que pueden ser detectados precozmente.

Primeras señales

Ése es el caso de Hendrik van Nievelt, de 12 años. "Él nació absolutamente normal, pero antes del año y medio comenzó a hacer otitis seguidas, sin fiebre, causadas por un reflujo. Eso provocó que los oídos se le llenaran de líquido y no escuchara nada, lo que afectó su desarrollo del lenguaje", cuenta su mamá, Gabriela Garrido.

A los tres años ya no tenía otitis, pero casi no hablaba y se comportaba como un niño tímido y temeroso. "Siguiendo mi intuición, decidí consultar a una fonoaudióloga que lo ayudó con su lenguaje oral y esa opción fue muy buena, porque un par de neurólogos que consulté me dijeron que, como había comenzado con terapias de recuperación tan precozmente, él podría desarrollar bien su lenguaje".

La preocupación de Gabriela se entiende: la evolución tardía del lenguaje es uno de los factores que permiten predecir un mal rendimiento escolar. "El nivel de desarrollo del lenguaje tiene una estrecha relación con el aprendizaje de la lectoescritura, que es esencial para que el niño aprenda", dice el doctor Jorge Förster, neurólogo infantil y juvenil del Hospital Sótero del Río.

En ese caso, dicen ambos especialistas, existen hitos tempranos que indican qué tan bien encaminado va este desarrollo.

Otro factor que permite pronosticar problemas de rendimiento es el temperamento, porque "es el modo que tenemos todos: activos o quietos, intensos o suaves en las reacciones, malhumorados o alegres". Su influencia está en que afecta la disposición que el niño tiene para aprender algo.

Para Felipe Cassis, por ejemplo, este tema es clave. "Él es muy inquieto y se distrae con mucha facilidad. Entonces, pone atención sólo a lo que le interesa y lo que no, lo deja botado", comenta su mamá.

En ese caso, dice la doctora López, lo interesante es que el temperamento no es rígido, se puede modular para que influya positivamente en el niño.

Un tercer factor predictivo es la madurez escolar, que se refiere a ciertas funciones sicológicas y cerebrales que deben estar maduras para que el niño sea capaz de aprender a leer y escribir, como la motricidad fina y gruesa o ser capaz de orientarse en el tiempo y en el espacio.

Por último, también van a influir la genética, trastornos secundarios de la personalidad y condiciones ambientales como la escasa estimulación y las pocas horas de sueño.

Paciencia y constancia

La mamá de Hendrik pudo comprobar que el tratamiento oportuno y multidisciplinario de su hijo tuvo los mejores efectos: está en 6° básico y tiene un promedio 6,6.

"Yo creo que la mejor decisión que pude haber tomado fue dejarlo repitiendo en 1° básico, cuando me di cuenta de que no estaba bien maduro. Desde ahí comenzó un cambio en su aprendizaje para mejor", cuenta.

Gabriela cumplió así con una de las recomendaciones que hace la psiquiatra infantil Virginia Boehme cuando los padres ya se enfrentan al mal rendimiento escolar: "Hay que ayudar a los padres a hacer un duelo por la pérdida de este hijo ideal y a reconocer al hijo real, que tiene cierta 'discapacidad' que hay que ayudarle a superar".

Una vez aceptada esta situación, los padres podrán acompañarlo y explicarle que "si trabaja con fuerza podrá lograr muchas cosas".

Ese duelo, agrega Boehme, no significa perder las esperanzas de que el niño podrá rehabilitarse: "Ellos tendrán que exigirle, porque ese hijo tendrá que trabajar más que un niño normal, que ya vive muchas exigencias en el sistema escolar".

Además, todos deberán prepararse para un tratamiento que será prolongado en el tiempo y que necesita mucha constancia.

Otra propuesta es la que hace Barbara Prashing, investigadora neozelandesa que creó un concepto basado en estilos de aprendizaje. Ella plantea que cada niño tiene "su" propia forma de aprender, la que no siempre se parece a la más tradicional, que es permanecer sentado y concentrado en un libro.

"Algunos niños necesitan moverse para estudiar, apretar una pelota, que les lean la materia o bien contársela a alguien. Una vez que el niño identifica la forma en que entiende mejor las materias escolares, podrá aprender sin frustrarse".

A Felipe le ha resultado esta propuesta. Él asiste al centro Funwork, que aplica la metodología de Barbara Prashing. "Lo más importante que ha aprendido Felipe ahí es que él puede y que es el responsable de que le vaya bien. Y eso le ha subido la autoestima y las notas", concluye su mamá.

EN INTERNET Más datos sobre estilos de aprendizaje http://www.funwork.cl/ y http://www.creativelearningcentre.com/

1 Comments:

Blogger yhallo said...

bien por tu post, todo aporte es positivo para el progreso de nuestros niños.

10:15 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home